h1

Moscow Zero. Demasiado frío.

Viernes, 21 marzo, 2008

MoscowZero

Con un muy buen comienzo introductorio a través de una voz en off narrando una antigua leyenda sobre los túneles que hay bajo la ciudad rusa y que, como todo el mundo sabe y cree, interconecta lugares religiosos ya sea iglesias, conventos, etc; empieza esta película que se desploma a las primeras de cambio.

La película trata sobre Owen, un párroco que va a la búsqueda de su amigo antropólogo Sergei Spassky que se ha metido en los túneles tras una leyenda que habla de demonios que se comen a los vagabundos sin dejar rastro y que no sabe nada de él, suponemos desde hace mucho tiempo porque sino no iría a buscarlo. Tras formarse el grupo que va a ir tras él: dos rusos que les guiarán por los túneles, el párroco Owen y un ex-compañero que dejó tirado a Sergei, viajan por el metro hasta lo que llaman la superficie a buscar a Tolstoy, el amigo borracho de Sergei y el que se supone que le ha dado toda la información necesaria. Para que puedan imaginarse a grosso modo la película, el encuentro fue más o menos así de vacío:

Tras darle una botella de alcohol, Tolstoy decide por fin atenderlos y le pregunta el cura: ¿Está Sergei abajo?. A lo que éste responde que sí, el otro dice que vale y le desea suerte porque la va a necesitar (la misma que yo necesité para no quedarme dormido).

Si el personaje más misterioso e importante aporta esta información a la historia, imagínense el devenir del resto de la película. Es tan mala y aburrida que para hacerla más amena se entremezclan escenas del grupo de búsqueda, Sergei tratando de encontrar algo, unos niños que recorren los túneles como si fueran fantasmas y lo que se suponen que ven los demonios. Al principio es soportable ya que te mete un poco en la trama, pero esa misma forma de montaje te saca de ella cuando ves por quinta vez a los niños corriendo sin más, a Sergei dando vueltas hablando solo y la visión de los demonios que, por cierto, son muy selectivos, sólo matan a los extras y a los personajes odiosos: uno de los rusos y cómo no, el ex-compañero de Sergei.

Y lo peor de todo es que es una película de miedo y lo único que da es sueño. Los demonios no se ven ya que son sombras, se explica muy poco el por qué y no hay ni un momento de suspense o tensión. Todo sucede tan lánguidamente que incluso los actores forman parte de los túneles, no son nada expresivos. Sí, hablan mucho de miedo pero como si estuvieran en casa tomando una cerveza.

La directora, Luna, ha querido hacer una película tan alejada de lo comercial que ha desperdiciado una película que podría haber sido muy entretenida ya que tenía todos los elementos necesarios: sociedades bajo tierra, elementos sobrenaturales y una historia de dolor que ocurrió en un convento y que es la causa de todo. Espero que fuera un encargo. Lo único bueno que tiene es el juego de color que van del azul al rojo dependiendo de la situación.

La película dura una hora y cuarto aproximadamente, cosa que se agradece cuando no es una película buena. Lo malo es que después de verla me he quedado igual que si hubiera visto una que durara más de dos horas. No la vean. Y si la ven, que sea a una hora en la que estén muy despiertos, abstenerse después de comer o bien entrada la noche. Querréis más al sofá que el televisor.

 

Más info: http://www.imdb.com/title/tt0488164/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: