h1

Zulo. Experimentos españoles.

Domingo, 06 julio, 2008

Y vámonos a revisar otra película nacional.

Zulo es de esas película que vienen de Sitges laureadas, con una historia interesante y con unas expectativas que se quedan en eso, expectativas.

Miguel es un ejecutivo, con una vida cómoda que de la noche a la mañana se encuentra atrapado en un Zulo donde tendrá que sobrevivir en condiciones deplorables mientras que sus dos captores y vigilantes se encargarán de mantenerlo con vida a duras penas. Miguel tendrá que luchar con sus necesidades fisiológicas, con su degeneración psicológica y con los dos captores que no le darán ninguna facilidad.

Zulo no es ni más ni menos que lo que dice su título, un hombre encerrado en un agujero de 2×2 y el 95% de la película se desarrolla en ese reducido espacio, dejando el peso del film a su actor protagonista: Jaume García. Jaume no lo hace del todo mal, viendo las tablas que tiene, el actor es creíble, demuestra la degeneración progresiva de estos presos que no saben por qué están atrapados en el zulo, a medida que avanza el film, Jaume sabe adaptar su personaje un poco más a su locura, todo lo que el guión le permite porque el guión es para comérselo.

Mención especial para el guión, horrible, por Dios. El guionista y el director estaban seguramente obsesionados por la resolución de las necesidades fisiológicas de un secuestrado y encerrado en un zulo, obsesión por saber cómo se defendería meando y cagando en un cubo de aluminio y lo degenerativo que puede llegar a ser. En el film es lo único que llega a destacar y nunca mejor dicho, vaya montón de mierda. Creo, a mi entender, que hay que destacar el sufrimiento psicológico y su lento pero inexorable camino a la locura, la pérdida de la noción del tiempo, el sufrimiento de alucinaciones, el síndrome de Estocolmo dependiendo completamente de sus dos captores, que al ser dos juegan a tipiquísimo papel del poli bueno, poli malo; o en este caso raptor bueno, raptor malo. Ambos captores cumplen su papel, sin destacar mucho o nada, tampoco se destaca lo que le pasa por la cabeza a ambos secuestradores, la responsabilidad de tener a un hombre en condiciones humillantes y con alto riesgo de perecer. La sangre fría se calienta en uno de los captores pero no lo narran bien. Lo dicho, un guión a la altura de Un Loco a Domicilio.

Decir que es la primera película que dirige Carlos Martín Ferrera, se ha metido en algo arriesgado que le ha explotado en las manos, mejor suerte en la próxima película donde exigiría un guión elaborado, en vez de abalanzarse a un proyecto que se nota inacabado. La idea es buena, muy buena, pero en 80 minutos de película y la mitad es Miguel corriendo por el zulo… mejor haz un corto de este tema, hubiera salido redondo y nada pesado, bueno, si arreglan ese guión lleno de mierda.

Otra película española que se queda en nada.

Hurón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: