h1

Sin Control

Lunes, 22 septiembre, 2008

Thriller dramático fechado en 2005, protagonizado por Clive Owen y Jennifer Aniston, por primera vez en un papel desnudo completamente de humor. He de confesar que esperaba algo completamente diferente a lo que luego resulta ser este film. Teniendo en mente las últimas obras protagonizadas por este actor británico de aspecto rudo y sincero, esperaba más acción u otro tipo de dramatismo en el que llevara el peso de la historia, pero lo cierto es que no me convence demasiado en este papel. La historia se globaliza y dispersa entre personajes y detalles innecesarios que tras un comienzo prometedor y con un punto picante y morboso se disocia y estropea, aunque, al menos, más tarde tiene un detalle que rompe con el tan desastroso final que de forma absoluta prometía tener.

Trata que un día, Charles Schine (Clive Owen), como otro cualquiera en Chicago, toma el tren para ir a su trabajo, pero al pasar el revisor se da cuenta que no tiene el billete ni dinero para pagarlo de nuevo, es cuando Lucinda Harris (Jennifer Aniston) le presta su ayuda y empiezan a charlar amistosamente. Son dos ejecutivos, casados y con hijos que saben cómo hacer su trabajo y lo que quiere la gente de ellos, de esta forma casual comienzan a quedar cada vez más a menudo hasta comprobar ambos la atracción que sienten y que les apetece, con algunas reservas, llevar cada vez más lejos aunque sea algo indebido. Es entonces cuando la historia da un vuelco inesperado, pues cuando están en la habitación de un hotel, les atracan de forma brutal, dándole a él una paliza dejándolo tirado en el suelo semiinconsciente y violándola a ella. Pasadas unas horas, él se despierta y se da cuenta que ya nada volverá a ser igual, ella se niega a ir al hospital y a la policía a pesar de que él se lo propone. Tras un tiempo sin saber nada de los implicados en aquello que pasó, es acosado por el atracador que lo amenaza entrando en su casa y relacionándose con su familia, será entonces cuando empiezan a intervenir personajes secundarios que no hacen más que complicar y empobrecer en parte la trama.

A destacar la presencia de Vincent Cassel, que, a mi parecer, pudiéndole sacar más partido a su personaje, está excesivamente exagerado cuando no hace falta y viceversa. He de admitir que me disgusta e incluso me choca bastante en el papel de violador tras haber participado en la singular “Irreversible” en la que es a su esposa, en la ficción y en la vida real por entonces la actriz Mónica Bellucci, la que protagoniza una de las violaciones más detalladas del cine actual.

No desvelo el final, porque entonces qué gracia tiene estar casi dos horas viendo el film para conocer cómo acaba.

Si os intriga el misterio dramático no demasiado profundo os gustará, es que a mí, ya que me pongo a ver una historia de este tipo, prefiero que me impacte hasta las últimas consecuencias.

Hasta la próxima historia. Chuss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: