Archive for 24 enero 2009

h1

Big Fish. La película se hace cuento.

Sábado, 24 enero, 2009

big_fishPoco hay que hablar de Big Fish, quizá sea el culmen de la carrera cinematográfica de Tim Burton o todavía nos dé una sorpresa que supere con creces la fantasía reflejada en esta historia. Historia que muestra el buen hacer de este director con los elementos que mejor lo definen: fantasía, drama y espíritu gótico.

William Bloom es un hijo que vive enfadado con su padre porque siempre está harto de sus cuentos y que narre la historia de su vida de una manera muy fantasiosa. Después de dos años sin hablarse con él, vuelve porque su padre cae gravemente enfermo y está con él en sus últimas etapas de su vida.

Edward Bloom, fabulista acérrimo, nos narra su vida, sin faltar detalles de su infancia, juventud y vida adulta, presentándonos a un sinfín de personajes maravillosos y con su toque de delirio de cuentos. No podían faltar a su amigo Karl el Gigante, la bruja, las siamesas Ping y Jing, sirenas, su amor Sandra Templeton ladrones de banco, etc. En fin, un compendio de cualquier historia de fantasía que se precie. Hilvana historias coherentes una detrás de otras, describiendo una vida fabulosa y perfecta en su sentido, ocultando la auténtica realidad maquillándola de colores. En ella demuestra su simpatía por afrontar todas sus etapas con una sonrisa, siempre iluso y perseverante en todo lo que se propone

Tal como se prevee la película está desarollada por varios cuentos que Ed Bloom narra a su hijo y a su nuera Josephine, dando explicaciones del por qué de muchas cosas que le pasan o le han pasado. La estructura de la peli, como tal caso está dividida por las peripecias de Ed joven en sus cuentos y fábulas y de mayor en su casa al cuidado de su familia. Este estilo de narración y desarrollo en la película no le quita ritmo, muy bien enmarcado y encajado sus historias con la realidad.Quizá peque de excesivamente larga, pero realmente el tiempo con esta película pasa muy rápido.

Seguramente la película tenga, para mi opiniún una de las mejores escenas románticas del cine ATENCIÓN SPOILER Ed, para sorprender y enamorar a su idolatrada Sandra Templeton descubre que sus flores favoritas son los narcisos amarillos, aparece en la puerta de la residencia donde vive Sandra lleno de narcisos amarillos. Un enorme jardín con sólo esas flores. FIN SPOILER

El trabajo de Albert Finney es inmejorable, haciendo un papel redondo de Ed Bloom senior para enmarcar, genial de principio a fin, muy gesticuloso y con caras de perfecta expresividad como un niño que se cree todas estas historias. Destacar también a Helena Boham Carter que hace un más que correcto papel. Más secundarios como Danny DeVito (especialista en ello), Steve Buscemi, Jessica Lange… todos ellos tienen pequeños papeles pero logran una gran actuación. Ewan McGregor es el que no me gusta, no termina de encajar en estas historias haciendo de Ed joven, no sé, comparar a Albert con Ewan e imaginar que son los mismos… Ewan no rezuma tanto carisma como Albert y se hace un poco irreal.

Todo ello acompañado de la música de Danny Elfman. En fin, una película de Tim Burton para enmarcar, para ver y disfrutar de esos cuentos que maquillan la verdad. Como cuando niños teníamos los cuentos de la cigüeña, Ratoncito Pérez… una peli para hacer un revival a la infancia. Disfrútenla.

Hurón.

Anuncios
h1

¡Qué bello es vivir!

Sábado, 03 enero, 2009

quebelloesvivir

Hola a todos. Tras unos meses de ausencia, he vuelto para recomendaros una obra de arte visual propia de estas fechas navideñas, ocasión por la cual aprovecho para desearos un Feliz Año Nuevo 2009 y que los Reyes os traigan muchos regalitos.

La obra a la que me refiero es este gran film que ya es todo un clásico, el cual podemos disfrutar de forma ocasional o anual en la televisión, aunque desafortunadamente lo suelen emitir a altas horas de la madrugada sin previo aviso y que si ves que la están poniendo es porque estabas zapeando y diste con ella, hecho que es una pena pues esto ocurre con bastante frecuencia con otras tantas películas geniales mientras, en contraposición, sí nos obligan a tragarnos series sin sentido en la que todo gira en torno al sexo en pleno horario infantil.

Fechada en 1946, bajo el guión y la dirección de Frank Capra y protagonizada por el magnífico James Stewart, fue nominada a los Oscar con numerosas categorías pero no recibió ninguno. Contiene una mezcla de comedia, drama, cine negro, algún efecto especial (modesto, no hay que olvidar la época en la que se realizó) y, por supuesto, Navidad.

Para empezar debo decir que es blanco y negro, característica que en esta ocasión ayuda a singularizarla y a darle más personalidad, pues si me la imagino coloreada, perdería gran parte de su encanto.

Completa en todos los detalles, comienza con unos títulos de crédito que son tarjetas decoradas con motivos típicos. La historia se desarrolla en la ciudad de Bedford Falls, se inicia con los ruegos provenientes de diferentes personas, todos ellos dirigidos a Dios pidiéndole que ayude a una persona, a George Bailey. Será entonces cuando San José decide que tendrá que ayudarle mandándole un ángel que aún no tenga sus alas, pero antes ha de poner a este ángel de segunda clase, un relojero llamado Clarence, en antecedentes sobre la vida de aquel al que pretende asistir.

George Bailey será a partir de ese momento el gran protagonista de nuestra historia. De niño a hombre se van marcando acontecimientos que nos mostrarán cómo un chico con gran corazón y alma pura se verá en numerosas ocasiones en la situación de escoger entre sus sueños o lo que es más conveniente para aquellos que conoce de toda la vida que son vecinos, amigos y familiares. Se convertirá, sin pretenderlo, en un héroe de los que escasean, uno de carne y hueso, a los que se le otorga ese adjetivo por sus obras, no por la capa o las mallas.

Pero no son sólo heroicidades las que hará, también llegará el momento que todo héroe que se precie ha de plantearse al menos en una ocasión; si merece la pena serlo. Es entonces cuando su ángel le permitirá conocer cómo sería la vida de los suyos si el nunca hubiera nacido, una gran oportunidad que muchos desearíamos vivir para ser conscientes de cómo nuestros actos por mínimos que sean, influyen en la vida de otras personas y además plantea una cuestión algo más profunda: ¿será cierto que nuestros actos desinteresados nos serán devueltos cuando estemos en apuros?

Como podéis comprobar, no quiero desvelar con detalle el argumento, pues entonces; ¿qué gracia tendría verla? Sólo añadiré que la forma idónea para disfrutarla es con tiempo, acomodados en el sofá con la estufita y una taza de chocolate, que estamos en invierno y hace mucho frío fuera. Que la disfrutéis y hasta la próxima cita, saluditos.

chuss