Archive for the ‘Biopic’ Category

h1

Rescate al Amanecer. Supervivencia real

Martes, 17 marzo, 2009

rescatealamanecer

Magnífica película que bebe directamente de la filosofía de El Cazador para convertirse en una de las mejores visiones sobre la guerra de Vietnam y, sobre todo, mostrar lo que un hombre es capaz de soportar con tal de sobrevivir.

Dieter (Christian Bale) es un piloto del ejército de Estados Unidos que en su primera misión es derribado en Laos. Solo, rodeado de enemigos y con la única referencia de un video demostrativo que explicaba cómo sobrevivir en la selva al que no prestó mucha atención como sus compañeros, Dieter luchará por su vida y cordura.

El extraño y loco Werner Herzog por fin realiza una película digerible que no tiene nada que envidiar a sus antedecesoras ya que el hombre y la fuerza de su entorno siguen vigentes, como si la continuación de El Cazador de Michael Cimino se tratase, Herzog se centra en el hombre más allá de la espectacularidad que podía haber desarrollado enmarcándose la historia en una guerra, espectacularidad de la que renuncia haciéndole un guiño a Apocalypse Now con ese principio que puede interpretarse tanto como homenaje como de crítica.

La película flojea un poco al principio al tratarse de una radiografía tanto mental como física de Dieter y hasta que estos aspectos no se derrumban, no te llega a atrapar del todo. Es en ese momento cuando asistimos ante lo que puede conseguir el cine con unos cuantos hombres que hacen muy bien su trabajo y convierten lo que están haciendo en una obra de arte, en este caso de culto porque ni siquiera llegó a los cines en nuestro país.

Los actores secundarios brillan al mismo nivel que un Christian Bale que se sale como se sale en casi todas las películas que realiza salvo las del hombre murciélago. No sólo por adelgazar hace un papelón, fíjense en su mirada, sobre todo cuando se reúnen para comer en la que sonríe, y recuerden la mirada cuando hace el chiste al principio del film. Se nota el cambio, se nota el trabajo, se nota que eso es actuar. ¿Qué tiene que hacer este chico para recibir el Oscar mientras otros ya tienen dos por poner caritas? Pero como ya ocurriera con Aguirre, la Cólera de Dios, Fitzcarraldo o Cobra Verde, es la fuerza de la naturaleza la verdadera protagonista, capaz de volver locos a los héroes. Esta película tiene uno de los mejores entornos naturales desde Defensa (Deliverance) que yo recuerde ahora mismo.

Un peliculón que no ha tenido sitio en la cartelera. Sin comentarios.

Más info: http://www.imdb.com/title/tt0462504/

Anuncios
h1

La escafandra y la mariposa. E-S-A-R-I…

Viernes, 12 septiembre, 2008

La escafandra y la mariposa viene abalada por grandes premios y también por grandes amigos que me recomendaron verla con mucha insistencia. Biografía de Jean-Dominique Bauby, después de visionarla creo que todo el mundo tiene la decepción de esperar algo más grande que esta película cuando te la recomiendan tan efusivamente.

Jean-Dominique Bauby (correctísimo Mathieu Amalric) es el redactor jefe de la revista Elle, triunfador y separado, a sus cuarenta y pico años sufre un infarto que lo sumergue en un coma durante tres semanas despertando con un mal que es el síndrome de cautiverio. Apostrado en una cama y con sólo la movilidad de su ojo izquierdo se revisa en primera persona las vicisitudes de este hombre por volver a vivir esta nueva vida llena de problemas tanto de alimentación como de comunicación. Gracias a los grandes cuidados en el Hospital Berck-sur-Mer en el norte de Francia y de su logopeda Henriette que hace un código de comunciación para mantener diálogos con Jean-Do, el paciente intenta recuperar movilidad y el habla poco a poco.

Después de esta primera parte de la película, da un giro en su tema argumental y en la visión subjetiva del film. Jean-Do tiene un contrato para escribir un libro, la versión femenina de El Conde de Montecristo, pero lo aprovecha para escribir otro, el libro homónimo “La escafandra y la mariposa” con ayuda de Claude, una asistente que Jean-Do le dicta lo que quiere. Para Jean-Do la escafandra es su cuerpo y la mariposa su imaginación. Como bien dice en la película lo único que no tiene muerto es la imaginación y los recuerdos. En esta parte se apilan flashbacks de la vida de Jean-Do con la visita de varios amigos, pasando por su esposa Céline y la de sus tres hijos.

Sobria y sobrecogedora en sus inicios, la película pasa en su segunda parte a un ritmo lento y a veces pesado para describir cómo escribe su libro Jean-Do. Lo que me sorprende que es una película muy valorada, que sí, que está muy bien pero no creo yo que tenga más repercusión. Julian Schnabel hace una correcta película con muchos matices de Mar Adentro de Amenábar aunque con dos tipos diferentes: Ramón Sampedro quería morir y Jean-Do quería vivir. Hay escenas que recuerdan mucho a la producción española. ATENCIÓN SPOILER: Al final del pasillo hay un busto de una emperatriz francesa, un celador deja a Jean-Do allí y éste imagina por detrás a su amante vestida de época acercándose a él, él se levanta de la silla y la besa apasionadamente. Recuerda cuando Amenábar rodó a Ramón Sampedro levantándose de la cama para tirarse por la ventana y volar. FIN SPOILER

Schnabel ha hecho una película que no cae en la lágrima fácil ni en el sentimiento de pena, con matices heredados, repetimos, de Mar Adentro de Amenábar. Esperaba mucho más de esta película, sorprendería si toda la película fuera subjetiva como en sus primeros compases, para mí la encajono en el mismo lote que la película española. Cada personaje tiene su papel fundamental en el desarrollo del film, perseverancia de su mujer, miedo de su amante, pena de su padre, etc. Grande la actuación de un rescatado Max von Sydow en el papel de Papinou, padre nonagenario y viudo de Jean-Do, aquejado de no poder ver a su hijo y encerrado en su síndrome de cautiverio que es su casa.

Lo más positivo es que no deja indiferente, ¿y vosotros qué opináis?

Hurón.

h1

María Antonieta. La Reina Adolescente

Sábado, 12 julio, 2008

Rodada en 2006, protagonizada por Kirsten Dunst, obra de Sofia Coppola, es una verión libre y muy personal de la directora y guionista del film en colaboración con la autora de la novela en la que está basada: Marie Antoniette. The Journey de Antonia Fraser.

Representa la visión desde las autoras de la vida que llevó este ilustre personaje; educada y designada desde su nacimiento a ser la futura esposa del Delfín, más tarde Rey del país galo, entra con 14 años en Francia para no volver jamás a su Austria natal. Despojada de todo lo que pudiera recordar o suponer relación con su tierra, desde vestuario y peinado hasta doncellas y mascota, a partir de ese momento será por siempre francesa. Es entonces cuando descubre que ésa va a ser su vida hasta el final, que por desgracia para ella no será demasiado tiempo. De forma progresiva nos muestra las costumbres de Versalles y las formas de pasar el tiempo libre; las fiestas, el no acostarse hasta bien pasado el amanecer, el derroche, los lujos y, en contraposición, el abandono de su esposo que sumergido en sus obligaciones y costumbres de ilustrado tardará 7 años en consumar su matrimonio y, por tanto, darle descendencia, a lo que hay que sumar la presión a distancia de su familia culpándola de todo ello incitándole a que fuera complaciente y buena esposa, creándole continuamente un miedo a ser repudiada por su marido y despojada del trono para el que había nacido ocupar.

Espectacular fotografía, ambientación, juego de colores y vestuario, sencillamente magníficos, dignos de una superproducción, pero como todo en la vida, con algo negativo que por desgracia nubla de forma indiscriminada todo lo anterior, el guión. La historia que se cuenta resulta vacía, aburrida y frustrante, pues después de pasar toda la película esperando que pase “algo”, acaba “sin que pase nada”.

Me resulta muy triste ver que una de las mujeres más conocidas de la historia no se merece una representación más viva que provoque alguna reacción sea positiva o negativa, de amor o de odio, pero que no deje una sensación de apatía después de verla. Bastante es la vida diaria dura, triste y fría como para que cuando queramos sumergirnos en las experiencias de generaciones anteriores, y más si son personalidades de la historia, al tratar de sumergirnos en sus vivencias nos demos de bruces con el suelo de la piscina.

Si queréis ver lo que pudo ser y no fue en un marco de auténtico lujo, recomiendo que la veáis, pero con la idea de quien ve una obra de arte colorista y hermosa con ninguna profundidad más allá de lo que se puede vislumbrar a simple vista.

Un saludo a tod@s. chuss