Archive for the ‘Suspense’ Category

h1

Inland Empire. Porque yo lo valgo

Viernes, 25 abril, 2008

¡Pffffff! ¿Qué has hecho David Lynch?

No vale la excusa; película dentro de película ni nada por el estilo. Estamos ante un pestiñazo de casi tres horas que ya a la media hora de metraje dan ganas de quitar. Sinceramente, no es que no haya entendido esta ida de olla. La película es mala, mala hasta el final. A mi parecer, David Lynch ha rizado el rizo. Es como si antes de empezar a idearla estuviera pensando en cómo quedarse con la gente. Seguro que se sorprendió ante la grata acogida de Carretera Perdida (película que a día de hoy aún no la he comprendido en su totalidad pero que no puedo dejar de ver), hizo lo mismo con Mulholland Drive forzando un poco más la paranoia entre lo real y el sueño a momentos que, por su total incomprensión, dejaba largos vacíos que no aportaban nada al metraje y llegaban a cansar, aún así la historia se podía seguir y las imágenes mantenían esa fuerza oculta que impregna a todas las películas de este gran director (para mi gusto de mucho menor valor artístico que Carretera Perdida). Y con Mulholland Drive le cayeron todos los premios que debió llevarse su espléndida Carretera Perdida que curiosamente no tiene ninguno. Entonces este tío pensaría: “Joder, la hago más incomprensible y me aplauden. Voy a hacer una patata a ver qué pasa y cuánto me dura“. Y claro, le dejaron hacer este engendro de Inland Empire.

Añadir que estaba pensada para ser una serie y cuando vieron el episodio piloto sencilla y lógicamente dejaron que se lo comiera él solo. “¿Cómo? ¿Qué lo que he grabado no vale para nada? Da igual. La alargo un poco más con más paranoias sinsentido y tengo otra película“. Y aquí está, Inland Empire. Esta vez con dos únicos premios relacionados con el cine experimental. Los premios lo dicen todo, ¿no? David Lynch, esta vez te has pasado.

La película en sí no hay por dónde cogerla. Parece que la historia principal narra las peripecias de una actriz venida a menos que va a volver a destacar interpretando una película maldita porque la han intentado rodar una vez y salió mal con la muerte de sus actores principales. Parece ser que la película está basada en un antiguo cuento polaco que versa sobre la historia de amor de una pareja. Esta actriz tiene un marido cabrón que sabe polaco y, a pesar de saber lo que tiene en casa, se enamora de su compañero de trabajo. Esta actriz parece que confunde la realidad y ya no sabe cuándo está interpretando y cuándo no (mmm, me recuerda a Perfect Blue). Con la excusa de Polonia viajamos a dicho país para conocer la historia de malos tratos hacia una mujer. Surgen numerosas tías que le dan como consejos a nuestra protagonista. Por cierto, parecen prostitutas y creo que están asesinadas por sus hombres. Todo esto se mezcla con una familia de conejos que están en una habitación. También se viaja por el tiempo, por supuesto.

En fin, todo tiene un tufillo de ser perpetrado para que sencillamente no te enteres de nada. Lo has logrado, David Lynch. No me he enterado de nada como en Carretera Perdida y Mulholland Drive. Pero esas películas despiertan un interés que ésta no tiene. No apetece nada devanarte los sesos para encontrarle un sentido porque, en contraposición a las otras películas, Inland Empire es un sinsentido en sí mismo y se nota. Para más inri, es fea de ver. Lejos quedó aquellas magníficas imágenes con música celestial que muchas veces nos ha brindado este director como Carretera Perdida o Una Historia Verdadera.

¿Qué se salva pues? Pocas cosas. La historia que cuenta el que siempre va con el director a los actores para sacarles dinero es lo único que salvaría de esta película que, a pesar de no entender, afirmo que es un gran bodrio. Porque he visto muchas películas que no tienen ni pies ni cabeza (hecho que te hace dudar y no te permite juzgar ya que, como no la has entendido, no quieres parecer tonto y calificar mal una película que a ojos de otros es sublime. Digo esto porque he visto por ahí muchas estrellas para esta película que supongo que estarán calificadas por este motivo) y aún así me han gustado ya sea por las imágenes o porque me revuelven el subconsciente.

Si quieren torturarse, pueden visionarla. Yo ya les he avisado. Si al menos no durara tanto se haría hasta levemente digerible por ver algo nuevo y diferente. De todas formas, es bastante loable que un director pueda hacer lo que le venga en gana tal y como está el mainstream. Además no tengo ningunas ganas de volver a verla para sacarle algo más, que puede ser que lo tenga, que no halla descubierto. Si la ven y lo descubren, no duden en comunicármelo. Me gustaría verle algo bueno a este engendro por el nombre de su director.

 

Más info: http://www.imdb.com/title/tt0460829/ 

h1

El caníbal de Rohtenburg. La cena servida

Domingo, 30 marzo, 2008

Otra película más para la colección: El caníbal de Rohtenburg.

Rohtenburg

Bueno, una película basada en un escalofriante hecho real. El caso del caníbal de Rotemburgo, Armin Meiwes, que digirió a Bernd Brandes. El caso real no nos concierne sino la realidad de esta película.

Primeramente decir que la película empecé a verla con el desconocimiento de que se trataba del caso real, al principio sale Katie Armstrong, estudiante americana de una tesis sobre psicología criminal que elige el caso del caníbal de Rohtenburg: Oliver Hartwin que conoce a Simon Grombeck por un foro de internet y lo devora. Un hombre que quiere comer carne humana y otro hombre que quiere comerse su propio pene, mezcla explosiva. Si Simon hubiera visto Shortbus y las habilidades de su prota no hubiera necesitado quedar con otro para autotragarse el pene y no tendría que ser devorado por Oliver, ejem. Una película de casos reales, ya nos sabemos el final…

En cambio, esta película me agradó bastante, una película que bien se puede dividir en dos partes que se entremezclan: la de Katie que busca la información y la vida de los dos participantes del convite. Una película de ritmo lento, de estilo oscuro y angustioso. La historia sublime de los dos hombres, lleno de flashbacks que enganchan, que te sumergen más en la trama y te hace muy partícipe de la película, te absorbe hasta despertar la sensibilidad en las últimas escenas.

En cambio la parte de Katie buscando la información la han convertido en un psicothriller sin mucha chicha, con escenas de suspense y terror que no tienen nada que ver con la película y la base de ella. La actriz no sale bien parada en esta parte, no engancha, no se hace creíble, las partes de terror no están nada trabajadas, ni las de suspense. No sé en qué estaba pensando Martin Weisz con estas escenas, seguramente rellenar y darle más minutos a Felicity porque en la historia principal no saldría, aparte de que la película no es muy larga, la verdad, pero las escenas de la estudiante son, cuanto menos, de relleno y de sopor, deseando que vuelva la historia de los dos hombres que es la que de verdad importa. Ejemplo de escena brutal de suspense:

ATENCIÓN SPOILER: Katie intenta buscar afanosamente el vídeo que Oliver grabó de su “festín”, deja mensajes en foros de internet buscando que te busca y recibe un correo que dice que tiene el vídeo, que le de la dirección para podersela enviar. Uy, que sospechoso, que de suspense… Katie, estudiante modelo tonta, le da la dirección… ¡de su casa! ¡Pero mujer! Usa un apartado de correos… estos estudiantes de hoy en día… Pues eso, que le dan al timbre de su casa y ella con mucho miedo, música de suspense, abre la puerta y el vídeo buscado y nadie más. Cierra la puerta corriendo y echa la llave.

Pues vaya escena de suspense… decirlo, que la película la estropea la parte de la estudiante, que no está muy bien lograda. Sobra. Haz un film de 60 minutos y quita esas escenas que a nadie le importan.

Los dos actores se salen, saben caracterizar a sus personajes, fríos, distantes, con pasados oscuros y turbios, geniales, lo mejor de la película, la escena del encuentro entre ambos, el acto de canibalismo que si has estado sumergido en la historia desde el principio causa sensaciones de asco, pena, te sensibilizas con los personajes y sus deseos más oscuros.

Decir que buscando info de esta película tiene varios premios en el festival de Sitges de 2006. Recomiendo que la vean y que pasen un rato “agradable”. Una película que no me importaría volver a verla más adelante para sacarle más jugo y que no le doy más puntuación que repetible por las escenas malas de la estudiante. He dicho.

Hurón